La fisioterapia oncológica es una especialidad que tiene como objetivo tratar los sistemas cinético-funcionales y sobretodo ayudar a mejorar y restablecer las secuelas derivadas de un paciente que haya sufrido, o sufra, cáncer.

Durante mucho tiempo los pacientes con patología oncológica eran intocables, cualquier tratamiento fuera del farmacológico estaba prohibido por la creencia de que podían empeorarse sus síntomas.

Actualmente hay estudios científicos que evidencian que muchas de las técnicas que aplicamos en fisioterapia no son tan sólo no perjudiciales para estos pacientes si no que les produce una gran mejoría de sus síntomas.

Desde el momento en que este está realizando el tratamiento de la enfermedad, la fisioterapia y las terapias complementarias pueden ayudar en gran medida a paliar los síntomas del tratamiento y a mantener en las mejores condiciones el cuerpo del paciente.

El paciente oncológico nos necesita y en Mitra Salud estamos decididos a ayudarle a pasar el proceso de la mejor manera posible.

Reducción del dolor y niveles de cortisol

En la situación de estos pacientes los niveles de estrés aumentan a su máxima potencia y los niveles de dolor son más que considerables. Por lo que la terapia manual se hace del todo aconsejable, ya que conseguimos reducir los niveles de cortisol a la vez que reducimos la sensación de dolor de los pacientes. Además disponemos de otras terapias que ayudaran a reducir las nauseas y otras de sus molestias.

Evitar futuras lesiones

También podemos optar por diferentes técnicas para el mantenimiento de la musculatura, importante para evitar futuras lesiones, el aumento de peso habitual por la medicación y mantener en las mejores condiciones posibles todas las estructuras, para poder volver a las actividades habituales anteriores al tratamiento cuanto antes mejor.

Paralelismo médico

Es muy importante para la realización de este tratamiento el consentimiento médico basado en las analíticas del paciente y el momento en que se efectuaría el tratamiento en cuanto a las pruebas recientes que se hayan realizado, ya que tendremos que tener muy en cuenta el estado del sistema inmunológico en el momento del tratamiento y las condiciones en que quedan algunas estructuras después de determinadas pruebas.